Nuestra Obra


Nuestra obra se concentra, fundamentalmente, en ayuda humanitaria a los niños
de Palestina y sus familias en tres ámbitos: Educación, Salud y Recreación.

Si bien la educación es un derecho universal, muchas veces los niños palestinos son privados de este derecho inalienable producto del estado de ocupación en que lamentablemente les toca crecer. Según un estudio de UNICEF (2013), más de 2.500 niños atraviesan uno y varios checkpoints cada día
para ir a la escuela. Una situación que contribuye al abandono escolar y al trabajo infantil. Quienes sí logran estudiar, lo hacen en condiciones precarias,
donde el hacinamiento, la carencia de recursos y de medios materiales, son sólo algunas de sus principales dificultades.
Una situación tremendamente adversa que preocupa a la Fundación.

Los niños palestinos de hoy, que actualmente representan cerca del 50% de la población total, son quienes construirán el futuro de los niños del mañana y contribuir en su enseñanza significa la enorme responsabilidad de generar esperanza en el pueblo palestino.

Gracias a las donaciones de sus socios, Fundación Belén 2000, en convenio con Cáritas Jerusalem, entrega becas parciales
de educación a niños y niñas de la provincia de Belén, es decir Belén, Beit Jala y Beit Sahour.

Desde el 2008 a la fecha, la Fundación Belén 2000 ha aportado
6.014 becas escolares que incluyen matrícula, desayuno y útiles escolares.
Recuerda que con US $350 proporcionamos una beca escolar. ¡Contamos contigo!

Testimonios


“Hola, me llamo Charbel, tengo seis años. Me gusta mi escuela. Estoy en el segundo grado. Gracias por todo.”

Charbel vive con sus padres y sus cuatro hermanos, el padre es electricista pero tiene trabajos esporádicos y la madre es dueña de casa
y dedica todo su tiempo a cuidar a su hija Domiana, de 16 años, que tiene una discapacidad física.
Charbel tiene 6 años, y quiere ser mago. Su hermano Anton tiene 9 años, es muy buen estudiante y quiere ser médico.
Su hermana Donia tiene 13 y quiere estudiar arquitectura. Lamentablemente esa carrera no está disponible en Belén
y la familia no tiene los medios para que estudie en otra ciudad. Sumado a los riesgos actuales de movilizarse dentro de Cisjordania.
Khader el hermano mayor tiene 19 años y está en su primer año de universidad, lo que genera grandes gastos para la familia.
El padre menciona lo difícil que es criar una familia de cinco, sin ingresos estables, especialmente con una niña con discapacidad.
Su casa está en malas condiciones, necesita mucho trabajo y reparación.

 

 

 

En Palestina, existen elevadas tasas de mortalidad infantil y enfermedades graves como el cáncer. Son varias las causas asociadas a estos índices –anemia, carencia alimenticia o incluso desnutrición crónica severa, entre otras–. El acceso a la sanidad resulta muy problemático, fundamentalmente por el muro, la falta de agua, los hospitales destruidos, los checkpoints, y las múltiples restricciones asociadas a la ocupación. Si a esto agregamos que decenas de miles de niños son heridos, y que algunos inclusos se convierten en discapacitados de por vida, la salud de los palestinos en general, y de sus niños en particular, constituye una permanente urgencia. En este contexto, desde sus inicios la Fundación Belén 2000 se hace responsable de este derecho fundamental y se avoca a la tarea de desarrollar diversos proyectos en salud. El 2001, frente al recrudecimiento del conflicto en Medio Oriente, la Fundación organizó el viaje de cinco médicos chilenos quienes, durante dos intensas semanas, realizaron múltiples atenciones de urgencia e intervenciones quirúrgicas. Estos profesionales, junto con iniciar una tremenda labor humanitaria, a través de los años se ha concretado un aporte invaluable con el envío de 12 misiones médicas y más de 1000 personas atendidas.

A partir del 2011, la Fundación comienza a mandar misiones médicas de diversas especialidades que atendieron a un total de 546 niños y
operaron a 230 de ellos. Durante el mismo periodo, se financió el viaje de tres niños palestinos que recibieron cirugía especializada en Chile.
Entre el 2014 y el 2015, y debido a la crisis de bombardeos en Gaza, se concretó el traslado de dos misiones médicas que operaron a 60 personas y
atendieron a más de 200. Adicionalmente, el 2015 cuatro médicos chilenos capacitaron a trabajadores locales en el uso de equipo
especializado en Obstetricia y Ginecología en dos hospitales de Cisjordania.
Además, y como consecuencia de campañas particulares, la Fundación ha materializado importantes donaciones
en equipamiento e insumos médicos a diversos hospitales en la Franja, particularmente al Hospital Europeo de Gaza.
Recuerda que con US $22.000 enviamos una misión médica con cinco especialistas. ¡Contamos contigo!

En todos los países del mundo, el deporte, la recreación y el juego influyen positivamente en la salud física y mental. Sin duda, en Palestina, donde las limitaciones son múltiples, esta dimensión cobra aún mayor importancia.
Consciente de que la recreación es tan importante como la educación y la salud para los niños, la Fundación Belén 2000 se sumó al proyecto Parques Infantiles “Al-Bayyara”, impulsado por el Bank of Palestine y que contempla el diseño y construcción de 300 parques en Palestina.
Estos parques son concebidos como espacios recreativos seguros para los niños, pero también para sus padres, gracias a la inclusión de una esquina especialmente pensada para que ellos puedan compartir. Además, proporcionan trabajo a quienes los construyen y se encargan de su mantención.
Al-Bayyara es la palabra árabe para definir huerto de naranjos. Para los palestinos, el huerto es más que una propiedad, es el sustento de la familia y, por lo tanto, representa no sólo la ganancia material, sino también su integridad espiritual y estabilidad emocional. A la fecha, se han implementado nueve parques y 14 se encuentran en proceso de construcción. Hasta el momento, la Fundación ha aportado US $43.383 a esta relevante iniciativa.
Recuerda que con US $40.000 se financia un parque infantil. ¡Contamos contigo!